11 Tips de Alimentación Intuitiva

Hace unos días escribí sobre la primera vez que tuve contacto con el tema de alimentación intuitiva y el comer chocolates; el día de hoy comparto estos tips, que engloban en gran parte esta manera de vivir y alimentarnos intuitivamente.

Here comes the sun …


2. Evita / Transforma la mentalidad de estar a dieta

Este principio se trata de dejar de lado nuestra dieta mental la necesidad (a veces irónica) de estar a dieta y comentarios como: “No puedo porque estoy a dieta”, “me urge hacer dieta”, “tal vez esta dieta si me sirve”, “¿Qué dieta me recomiendas?”, etc…

Estas “dietas milagrosas” que has probado una y otra vez y no te han funcionado, se llama el efecto Yo-Yo, es decir, subo, bajo y reboto…  

Abramos nuestra mente a conocernos y entablar una relación con el ambiente y el alimento para comer intuitivamente, sin restricciones psicológicas y sociales que imponen las dietas rápidas.

2. Honra tu hambre

Come cuando tienes hambre.

Alimentarte cuando tienes mucha hambre, puede llevarte a atracones innecesarios que afecten negativamente a tu peso, a tu mente y a tus emociones.

Escuchar a tu cuerpo y alimentarlo cuando tengas hambre es honrar tu hambre.

Asegurarse de tener las grasas, proteínas y carbohidratos necesarios para nutrirte y energizarte.

Come lo suficiente en las comidas principales y no tengas miedo de comer entre comidas si tu cuerpo así te lo pide.

Honrar tu hambre también significa entender cuándo estás saciada, permitirte identificar la saciedad y parar de comer cuando así sea.

3. Haz las paces con la comida

Este paso es probablemente el más importante, para que los otros sucedan de forma armoniosa.

Se trata de sacar la bandera blanca con la comida y elaborar tu relación con la misma de una forma distinta.

Si te empeñas en prohibirte alimentos, puedes provocar una reacción psicológica totalmente contradictoria, donde todo el tiempo se te esté antojando ese alimento que decidiste que no puedes volver a comer. Parte de esta reacción contradictoria, es el llegar a ceder al antojo de forma excesiva, como atracón, y provocar sentimientos de culpa abrumadores.

4. “Desafía a tu Policía/Juez Interno de Alimentos”

Observa todos aquellos alimentos que consideras como “buenos” o “malos” y deja de aplaudirte o felicitarte si comes un alimento que consideras como “bueno” y de juzgarte o culparte al comer los que consideras como “malos.

Ese es tu policía/juez/como le quieras llamar moralista que está al fondo de tu psique y te está destrozando creando sentimientos de angustia y acusaciones de culpabilidad.

Wonderwoman, es aquí tu momento de desafiar a esta parte moralista de ti, con amor y entendimiento, y canalizando tu atención a otras cosas.

5. Respeta tu saciedad

El Principio de Saciedad viene unificado con el principio de Suficiencia. Cuando pensamos que no es suficiente y pensamos que no estamos saciados, seguimos comiendo más (en la vida aplica el mismo principio con nuestras acciones). Cuando logramos separar esa unión, dándole su tiempo y su espacio a todo, entonces tu saciedad es tu plenitud, en el presente, en el ahora. Sabiendo que estás satisfecho y que en realidad ya no necesitas más. Escucha tu cuerpo y respeta cuando está saciado, se siente cómodo y satisfecho.

6. Descubre la satisfacción

‘Hara Hachi Bu’ es un mantra que pronuncian los japoneses antes de ingerir sus alimentos y es un modelo de pensamiento para mantener la salud física, mental y espiritual, que literalmente significa: “come hasta estar un 80% lleno”. Este modelo de pensamiento promueve el placer desde una forma consciente y como uno de los objetivos principales para mantener una vida saludable.

La obsesión por estar delgados nos lleva al punto de eliminar casi por completo ese placer y esa satisfacción que venimos a sentir en la vida, como parte de nuestra existencia básica.

Si realmente comes lo que quieres, y tu cuerpo te lo pide, en un ambiente acogedor, con calma,

Si comes lo que realmente quieres y tu cuerpo te lo pide, en un ambiente acogedor, con mente clara y con calma, el placer y goce que tendrás se convertirá en una fuerza tan poderosa que te ayudará a sentirte satisfecha y contenta sin necesidad de comer en exceso. Y te darás cuenta con el tiempo, que en realidad necesitas comer mucho menos una vez que aprender a decir que ha sido “suficiente”.

7. Honra tus sentimientos sin usar comida

Muchas personas tienden a utilizar la comida, drogas, alcohol, exceso de trabajo, exceso de compras, etc. como forma de solución y evasión de sentimientos y emociones.

Honrar tus sentimientos sin utilizar la comida y las otras cosas mencionadas significa encontrar formas de escuchar, expresar, consolar, nutrir, abrazar, distraer y resolver tu situación sin recurrir a la comida.

La ansiedad, la culpa, el enojo, la soledad, el aburrimiento, y la ira son emociones que todos experimentamos a lo largo de la vida en varias situaciones. El comer, consumir ciertas drogas, o adquirir patrones repetitivos para evitar tus sentimientos no los solucionará de raíz. La solución puede ser momentánea, pero con forme pasa el tiempo te darás cuenta que la respuesta no está ahí, y lejos de hacerte algún bien, se convierte en otro problema.

Encuentra otras maneras para llegar al fondo de las cuestiones a las que necesitas enfrentarte, solucionarlas y sentirte bien contigo misma.

8. Respeta tu cuerpo

Respeta tu cuerpo y siéntete bien con él y con quién eres.

Respetar tu cuerpo significa respetar también la genética que te conforma. Activar las células de manera positiva con los 11 puntos que estamos viendo y respetar la forma en la que tu naturaleza se forma es respetar a tu cuerpo.

A lo largo del tiempo nuestros rasgos físicos van cambiando, no somos las mismas a los 15 que a los 28, y tampoco lo seremos a los 36 o 84. Este principio se trata de aceptar tu genética y los cambios en el tiempo sabiendo que somos naturaleza.

Por ejemplo, si tu cabello es rizado sería irónico que esperes que amanezcas un día con el pelo lacio. Hay maneras y tecnologías para hacerlo, pero no es tu naturaleza.  

9. Mueve tu cuerpo y haz ejercicio

A veces evitamos el movernos o el hacer ejercicio porque nos él no hacerlo, nos mantiene en la zona de confort que ya conocemos y nos refuerza la resistencia al cambio. Movernos y hacer ejercicio representa ACTIVAR nuestro cuerpo, nuestra mente y nuestro corazón. Ser Activa implica modificar nuestro enfoque de hacer ejercicio o actividades para mover el cuerpo para quemar calorías y bajar de peso a sentirte con vida, con energía y con plenitud.

Si tu única razón para moverte es perder peso, probablemente ese factor de motivación desaparezca, haciéndote cada vez más sedentaria.

Mueve tu cuerpo 🙂

10. Honra tu salud

Tu salud es una meta fundamental en tu vida. Salud en todos los aspectos, así que cuando hagas elecciones de alimentos, hazlo pensando en honrar tu salud y tu paladar para que te hagan sentir bien. No se trata de rechazar y tener la alimentación perfecta sino de incluir bienestar en tu alimentación, en tus decisiones, en tu ambiente, en tus relaciones, etc. progresando poco a poco hacia una alimentación y una vida que sea mucho más consciente con tu cuerpo y tu salud.

11. Hónrate a ti misma