Alimentación Intuitiva

La siguiente historia que les voy a contar es parecida a la de Manena y la mía, pasando por tipping points donde lo que queda es despertar. Despertar y re-codificar la relación con nuestro alimento, cuerpo, mente, así como honrar en donde estamos en la vida, para realmente vivir, y sanar.

La sanación que viene a partir de esto no siempre son estrellas de colores o hadas en tus sueños para avisarte que todo está bien, la sanación también es pasar por el lodo, mirar lo que hemos “adronado” para evitar verlo, hacerle frente y darle su lugar en la Tierra y en el Universo.

Sanar es permitirnos estar bien, honrar nuestra hstoria, y permitirnos expresarla

 

Hace algunos años me enconté con una chava completamente cambiada a la primera vez que la conocí.

Cuando me acerqué a ella a preguntarle cómo estaba, entre plática y plática mencionó el nombre de “Nutrición o Alimentación Intuitiva”.

Para ese entonces yo estaba en el gimnasio, haciendo dieta y cuidándome para sentirme bien, pero al igual que muchas de ustedes, yo también estaba cansada de basar mis días en eso que llamamos “dieta”.

Esta mujer, amiga y conocida de muchos años que había luchado con su cuerpo y sufrido con el peso y la alimentación. En una de sus visitas a México después de irse a Nueva York para convertirse en Chef, donde se cocina y se prueba de todo, le pregunté: ¿Cómo es que has adelgazado, te ves y te sientes tan bien?”   (porque su cambio no fue únicamente externo, sino interno también).

Y su respuesta fue simple: “Comiendo chocolates”.

Yo:¿Chocolates? Osea, te alimentas de chocolates y así adelgazaste y te empezaste a sentir bien?”

Ella: “Sí, comiendo chocolates. Hubo un momento en el que solté todo lo que había aprendido de las dietas, de lo que es bueno o malo, de lo que debo o no debo comer, de cuidarme toda la semana y un día destramparme y de los menús con los que vivía a diario e hice un experimento: empecé a comer intuitivamente y a hacer las paces conmigo, con lo que realmente deseo. Todo comenzó con esa semana, donde mi cuerpo me pedía chocolates, y yo se los di”.

Su respuesta fue simple, no había más ciencia, ni calorías contadas, ni puntos.  Su alimentación se convirtió en su mayor aliada: Nutrición Intuitiva.

Claro que los antojos y la necesidad de cosas dulces o saladas, con chile o especias son mensajes que nos manda el cuerpo para buscar el equilibrio. La Homeostasis a la que el cuerpo siempre tiende a ir.

Pero para llegar ahí, es necesario re-codificar lo aprendido por nuestro cerebro, para que los mensajes sean claros y asertivos.


– TIPPING POINTS –

Todos pasamos por puntos en nuestra vida donde suceden dos cosas: o seguimos haciendo lo mismo, nos este o no funcionando, o exploramos, nos cuestionamos, entendemos, sanamos y replanteamos el lugar desde donde partimos.

(nota: si te funciona y estas contenta, sigue haciendo lo mismo ;). Si no, tal vez es momento de reevaluar)


La alimentación intuitiva es un tipo de alimentación consciente, cuyo objetivo es escuchar al cuerpo en su naturaleza, ya que estamos preparados biológicamente para alimentarnos de forma justa, sin excesos ni represiones.

Los hábitos y condicionamientos psicológicos y sociales nos han llevado a alimentarnos inadecuadamente y en exceso, creando cada vez más problemas de obesidad en la población.

Desde que empezaron a sacar en el mercado productos Light, Endulzantes Artificiales, Sugar Free, Fat Free, etc… La tasa de obesidad subió notablemente. Estos productos pueden alimentar el concepto de la “dieta mental” de estar comiendo light que hemos creado, pero no necesariamente te están nutriendo, alimentándote ni aportando a tu salud física, mental y emocional.

No se trata de rechazar los alimentos, sino de incluir los alimentos en bienestar y convertir tu alimentación en una alimentación consciente e intuitiva.

Aprender a crear una relación saludable con la comida,

con nuestro cuerpo y mente,

es el objetivo de la Alimentación Intuitiva