Emociones y Metabolismo

 

En el blog anterior hablamos de la parte científica de que es el metabolismo.

En esta parte hablaremos del impacto que tiene nuestra alimentación en nuestras emociones y éstas en nuestro metabolismo.

Hay una relación directa entre tu metabolismo (que es tu capacidad de hacer energía), tu nutrición, y tus emociones.

Y una relación directa en el cómo, cuándo, dónde, por qué y con quién o qué, con tus emociones y tu metabolismo.

Si el cómo  (Cómo te nutres) es automático y robótico, la experiencia será inconsciente.

Si el cuándo  (En un momento de estrés muy alto, enojo o tristeza profunda) no es el adecuado, la nutrición se verá obstruida y la sensación será molesta.

Si el dónde  (Ambiente, personas, tema de plática…) es inadecuado e invita al estrés o a la incomodidad, tu metabolismo se verá afectado. 

Si el por qué  (La razón de tus elecciones) es inconsciente, automática o inconsistente, tendrá un impacto en tu relación con los alimentos y con tu nutrición en general.

Si el con quién o qué  (Compañía, elecciones de alimentos…) te causan choque, sólo pon atención, date cuenta de cómo influye en tu humor y estado de ánimo y en como te sientes, practica el desapego y en base a eso, toma la mejor decisión en ese momento o futuros encuentros.

A veces sólo tenemos que cambiar el libreto, y encontrarnos del otro lado:

NUTRIÉNDONOS

 

Ahora vamos con las emociones y la nutrición.

Las emociones son reacciones psicofisiológicas a ciertos estímulos del individuo cuando percibe un objeto, persona, lugar, suceso o recuerdo.

Si tu metabolismo se refiere a todas las reacciones bioquímicas del cuerpo para darle energía a todo lo que haces, las reacciones psicofisiológicas de las emociones impactan en estos procesos física y mentalmente también.

Somos lo que comemos, lo que olemos, lo que vemos, escuchamos y sentimos y todo esto va a impactar de manera directa a nuestras emociones y nuestro metabolismo.

Es tan simple como aquella persona que come todos los días comida rápida, y ha pasado meses sin cocinar nada en su casa más que las cosas rápidas y de poco esfuerzo.

Esta persona que come a diario pasta, o hamburguesa o una ensalada de comida rápida, la información que le está mandando a su cuerpo es la misma que la que ingiere: rápido, grasoso, salado, azúcar, rutina, automático, robótico, etc.

El azúcar en exceso provoca un shock de tener mucha energía en un periodo de tiempo corto vs. Un bajón de energía que te provoca buscar más azúcar, y esto se convierte en un ciclo vicioso, y no significa que estés nutrido por estar comiendo constantemente. En equilibrio implica que tu sentido de compasión se agudice por la dulzura de lo que ingieres.

La sal en exceso chupa, hincha y tensa el cuerpo, incluso bloquea el flujo sanguíneo. Cuando nos sentimos despistados y dispersos comer sal en cantidades adecuadas nos ayuda a centrarnos y mantener el foco. También ayuda a retener minerales en el cuerpo que se absorben a través del metabolismo.  

Cuando tu comes, no solamente es el acto de comer lo que implica un impacto en tus emociones, sino el conocimiento de saber de dónde viene tu comida, cómo la cocinaron, cuál era la intensión, el pensamiento de los cocineros al momento de hacerla, qué tan natural es, en qué estado estas tu para recibir la nutrición, cuál es la plática a tu alrededor, ¿realmente lo que comes te está nutriendo? Cómo te sientes después de haberlo comido, cómo actúas, qué piensas y qué dices.  

Has notado a la persona que come chile y se enchila, como su reacción es decir: “Uta.. M*dre, esto esta intenso…. “  su energía sube, su calor corporal sube, su respiración se agita, su corazón late más fuerte, su temperamento sube, su metabolismo se acelera y esto en una persona sana puede ayudar a liberar toxinas, es por eso que el uso de especias es recomendable a la hora de cocinar y éste es el impacto que tiene la cualidad del chile en nuestro cuerpo.

Sin embargo, una persona que su temperamento normal es acelerado, histriónico y con poca paciencia, darle de comer chile constantemente no es lo conveniente, ya que e grado de explosión que puede tener es mucho más alto.

 

Es ahí donde la alimentación busca equilibrarnos en nuestra parte física, emocional y energética.

 

Ahora, qué pasaría si le incluyeras estas especias picantes a una persona que pasa la mayor parte de sus días con la energía baja, cabizbajo, y muy suave en su personalidad, incluso depresivo, y con un metabolismo lento por lo mismo. Probablemente a la larga estas especias ayuden a activar su frecuencia física, emocional y mental.

Probablemente esta persona empiece a buscar otras cosas que lo hagan sentirse vivo con un propósito.

Para darnos cuenta de todo esto es indispensable ponerles atención a nuestros sentidos: La disciplina en los sentidos es una de las formas más poderosas para cambiar nuestra fisiología y nuestras emociones para sanar.

A través de la alimentación incorrecta se producen desbalances en el metabolismo, que es la capacidad del cuerpo de producir energía y eso influye en tus emociones.

Cuando tu metabolismo se ve afectado tienes menos energía, emociones que te tumban y menos ganas de hacer las cosas. Cuando tu alimentación esta rebosante de nutrientes tu metabolismo aumenta, tus emociones se transforman y canalizas mejor las cosas.

Esa es la relación que existe entre el metabolismo, la nutrición y las emociones.               

Hambre de Vivir y su visión holística sobre la nutrición integral abarca todo lo que conocemos como Well-Being o Wellness, tomándonos como seres humanos complejos en todo lo que somos, nuestras relaciones, historias de vida, códigos genéticos, psicología y energía, así como vivir el gran y sabio dicho de: Back to Basics, regresar a lo simple.

A través de la práctica de la integración de bienestar, abarcando principalmente estos temas, verás como todo a tu alrededor también es transformado:

  1. Respiración y Calidad del Aire
  2. Calidad de ingesta de agua
  3. Nutrición
  4. Descanso y Calidad de sueño
  5. Movimiento
  6. Energía
  7. Relaciones
  8. Trabajo o Calling en tu vida
  9. Presencia
  10. Evolución

 

Todo esto impacta en tu salud física, mental, emocional y espiritual,

y todo esto, está en tus manos.